El mismo juego pero distinto

En el artículo que escribí sobre las carátulas de Master System comenté la curiosa transformación de ciertos juegos como el Secret Command de Master System, siendo modificado para cada uno de los 3 territorios de distribución en el mundo, Japón, Europa y los Estados Unidos. Ésto de editar los juegos según la zona es una práctica que se puso de moda en los 8 y 16 bits, se ve que las compañías y distribuidoras por aquella época no andaban muy sobradas que digamos y tenían que reaprovechar material, aunque igualmente, cada mercado tiene un público distinto. A los americanos les pone una pelea de féminas siliconadas en el barro y a los japoneses ver a una china chupandole las patas a un pulpo muerto. A los europeos las dos cosas, pero vamos, que cada uno tiene sus gustos.


En el caso del juego antes comentado, Secret Command era una occidentalizacion del juego japonés llamado Ashura, que salió un año antes (1986) y resultaba ser exactamente igual que el que nos llegó a nosotros, con la diferencia de que los protas que salen en la portada y en la introducción van vestidos con una especie de kimono en vez del rollo mercenarios del resto de versiones. Pero espérate que aquí no acaba la cosa. Éste juego apareció como parte de la primera oleada de juegos para Master System, y se ve que las perspectivas de venta en Estados Unidos no le auguraban un buen futuro a un producto tan trillado por aquel entonces por culpa del Ikari Warriors y demás clones. ¿Solución? Compramos los derechos de la peli, cambiamos la portada por una con Stallone y titulamos el juego Rambo: First Blood Part 2, ¿o tal vez el juego estuvo planteado desde su creación para ello? Eso tal vez nunca lo sabremos. Ríete ahora, globalización. A los europeos nos llegó un mini popurrí de ambas versiones, con las músicas del Ashura y los gráficos de los protagonistas del Rambo, en el que por cierto, el jugador 2 manejaba a un tal “Zane”, que era igual que el prota pero con la bandana amarilla, una especie de versión falsa del original, como los calcetines del mercadillo.

“Igual, pero calvo y con kimono”

Existen muchísimos otros ejemplos con casos similares, siendo uno de los más conocidos el del Super Mario Bros. 2 de Nes. Gracias al terrible éxito de la primera parte, Nintendo sacó al mercado una segunda parte en Japón, que no fue la misma que el Super Mario Bros. 2 que se lanzó en el resto del mundo. Eso es debido a que los directivos de la delegación de Nintendo en América vieron el juego como un refrito del primero, siendo simplemente un puñado de nuevos niveles, que para colmo eran supuestamente “muy difíciles” para las mentes de los occidentales, así que pillaron un juego llamado Yume Koujou Doki Doki Panic!, le cambiaron los sprites de los protagonistas por Mario, Luigi y cía y a correr. En su momento acompañé a un amiguito con su papá a comprar dicho juego, volvimos a su casa y sorprendidos vimos como podíamos seleccionar a la princesa y a un… un champiñón. Bueno vale, da igual, el juego no variará. Un momento… ¿y cómo me cargo a los bichos que salen?, no veo las setas, ni la flor para disparar bolas de fuego… esperate, si puedo arrancar hortalizas del suelo y tirarlas, una zanahoria…una lechuga… un… un nabo. Resumiendo, europeos y americanos acabamos jugando a un juego en el que manejando a una princesa teníamos que matar a bichos con el nabo. Igual está de personaje secreto Carmen de Mairena.

“Soy princesa, cuidado que está tiesa!, blebleble!”

Otros cambios dignos de mencionar que recuerde son el del Black Belt, clasico arcade donde los haya, que en realidad en Japón era el juego de Hokuto No Ken! Maldita sea! ¿Por qué nadie quería que llegaran cosas de éste anime a España? ¿Por violento? Me cago en los Caballeros del Zodiaco y en la tabla periódica de los elementos, que a esos sí que les dejaron aparecer por la tele, pero los juegos se quedaron en oriente, que con los juegos tal y como estaba la cosa igual cogían y convertían el Saint Seiya de la Nes en un juego de Mi pequeño Pony. Pero ni mucho menos es la única saga que han desgraciado.

“Es como cuando calcabas las viñetas de los tebeos de Goku”

El Tecmo World Cup de la Nes, un juego de futbol bastante atípic pues no se controlaba como de costumbre en éste género, sino que funcionaba con un sistema de menús para chutar, pasar, etc… Pues resulta que el juego en realidad salió en Japón como el Captain Tsubasa, vamos, un juego de Oliver y Benji. Tener un juego de dicha serie en la época en la que nos la tragábamos por Telecinco hubiera sido tan excitante como tener pezones en los párpados, como diría un amigo.

La famosa saga de Konami Contra  aquí en Europa fue llamada Probotector (Tengo grabado éste juego porque salía en uno de los vídeos que traía la Hobby Consolas) pero cambiando a los 2 musculados protagonistas por sendos robots. Claro, no es lo mismo cargarse a gente con un ser humano que con un ciborg, así no te lo acabas de creer y no matas a nadie en la realidad. Psicología de garrafón, como en las canciones de Fito y los Fitipaldis.

Pero la palma se la llevan los Brasileños y sus modificaciones de juegos de la Master System. Dicha consola se asentó de tal forma en el país que hasta día de hoy se siguen vendiendo y apareciendo nuevas versiones de la consola así como “originales” juegos, basados en refritos de los primeros títulos que aparecieron junto con conversiones de versiones de la Game Gear. El más poderoso ejemplo es el del juego Chapolim x Dracula, que no es más que una variación del Ghost House cambiando los sprites del protagonista por los del mismísimo Chapulín Colorado. Transformaciones similares se llevaron otros juegos que tuvieron en aquel pais de protagonistas a personajes infantiles conocidos como una tal Monica o el sapo Xule. El microcosmos brasileño del sector videojueguil daría para un post por sí solo, sin duda. Si es que a Sega llegó un punto que se la sudaba todo.

“Los power-ups son las pastillas de chiquitulina y el chipote chillón”

Hay muchos otros ejemplo del estropicio creativo que se ha hecho con muchos juegos, aunque gracias a ello se ha enriquecido un mundo tan vasto como es el del ocio electrónico, que ya de por sí tiene una abultada historia a sus espaldas, pero tampoco podemos olvidar que no es lo mismo un japonés que un vecino de Oklahoma, ni un caucásico carioca que mi vecino Pepillo, por lo que aunque con decisiones erroneas algunas veces, la industria intentó contentar a todos por igualm pero se ve que no han aprendido ni a día de hoy que el territorio PAL tiene los mismos derechos que el NTSC, pero eso, es otra historia… (chan charán charán!).

Anuncios

3 comentarios

  1. Aparte del post, muy currado, qué gran selección de imágenes para ilustrar a los niños jugadores de 3 continentes diferentes. Otra vez me he vuelto a reir con lo que escribes (que no de lo que escribes) .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s