Ocho leyes del Beat’em up

El género líder de los recreativos en los 80 ha sido analizado concienzudamente por los más expertos científicos, desvelando gran parte de sus misterios y haciéndonos entender un poco mejor la forma de actuar de sus protagonistas y el porqué de las situaciones que se dan en su desarrollo.

Ley del ligue en apuros: En el 80% de los casos, la aventura se originará porque el malo de turno se lleva a la chica de alguno de los protagonistas. No sé dónde se dejan todos a las novias. Me da a mí que Billy, Cody y Sir Arthur se van los viernes de copas y dejan a sus respectivas en casa viendo películas de Hugh Grant. Claro, pues así las raptan. El motivo secundario también puede resultar símplemente venganza por algún acto cometido o sentido del deber para acabar con el mal, aunque los juegos que tienen esos argumentos no son tan recordados y jugados en el Mame.

Ley del aventurero compensado: A la hora de seleccionar el personaje para el jugador, siempre se podrá elegir un personaje fuerte y lento u otro débil y habilidoso. Si el número de personajes seleccionables es mayor, también existirá una representante femenina (normalmente débil y habilidosa) y otro individuo con sus características compensadas, que igual te fríe un huevo que te monta una estantería, pero que no es experto en nada en particular.

Ley del item milagroso: A medida que vayamos avanzando a través de los niveles, nos irán zurrando los enemigos con la consiguiente pérdida de vida. Para recuperarse hay que golpear barriles y cajas para encontrar suculentos manjares, mayoritariamente comida basura en plan cheeseburguers o pizzas 4 quesos. Es una práctica extendidísima, pues la gente cuando recibe una paliza en un callejón por una banda de ñetas se come un mcpollo para poder curarse las cosilllas rotas y arreglarse el tabique desviado. Tendrían que poner más McDonalds en oriente medio.

“Jump… como si hiciera falta saltar aquí”

Ley del rodeo: Para llegar hasta la base de operaciones del enemigo final tendrémos que recorrer diversos parajes que no tienen por qué corresponder al camino más corto entre el principio y dicho destino. Además, siempre habrá que pasar por las siguientes zonas: Un suburbio, una estacion de metro, un bosque y un pub o taberna. Si tantos viajes son necesarios para recavar información sobre el enemigo, el mejor método para sacarle información es matar a hostias a todos los enemigos.

Ley del final boss dramático: En cada zona existirá un líder mucho más poderoso que el resto, que esperará a que todos sus lacayos estén muertos para intentar acabar con los protagonistas. En vez de pegar puñetazos como el resto, el final boss realizará peligrosos movimientos, como saltar desde un lateral de la pantalla hacia nosotros, siendo casi imposible esquivarle, o directamente envistiendonos si forma parte del subgrupo de enemigos obesos. Además, un final boss siempre morirá en cámara lenta y rebotará contra el suelo mientras gime en su último aliento.

Ley de los masillas: En cada nivel siempre existirán un grupo de enemigos que mueran casi instantaneamente. Son personas más débiles que la media mundial, posiblemente inmigrantes que optan por trabajar de matones cuando no es la temporada de la fresa. La mayoría de ellos fallecen instantaneamente al atizarles en la cara 4 o 5 veces, aunque algunos de ellos se defienden con alguna aptitud especial: Algunos tienen la intreíble habilidad de saltar, otros al ser obesos se lanzan en embestida contra sus enemigos, muy pocos portan armas o lanzan algo que lleve fuego y queme, y un último grupo más inteligente que los demás se dedica a lanzar barriles o cajas contra los demás en un intento desesperado de evitar el enfrentamiento directo.

“Grrr, si no fuera por éstos barriles!”

Ley del autodolor: En situaciones tan desesperadas como tener a un enemigo delante y otro detrás, el protagonista puede optar por realizar un ataque demoledor para deshacerse de una situación comprometida. Normalmente, dicho golpe realiza un barrido a su alrededor tumbando a todos los contendientes que estén junto a él. El problema es que pegar un puñetazo y girar sobre uno mismo produce una pérdida irremediable de vida, tal vez porque tras realizar el ataque, y al ver la considerable matanza realizada, el héroe se siente tan mal por la atrocidad que se inflinge dolor a sí mismo pinchándose con un cutter, como un emo.

Ley de los bonus: Cada cierto tiempo, el protagonista tendrá que descansar y reponer fuerzas como mejor sabe, intentando superar su marca personal destrozando coches a guantazos o pegandole patadas a enanitos. Prácticas así mejoran la autoestima y la confianza en uno mismo, permitiéndole continuar con una sonrisa por su camino de muerte y destrucción.

Anuncios

9 comentarios

  1. Un análisis de lo más científico. :)

    Pero es cierto que todos los juegos de este tipo cumple las premisas que dices, quitando alguna excepción, como en los de las Tortugas Ninja, por ejemplo, donde la única diferencia entre los personajes es que unos la tienen mas larga que otros… el alcance del arma claro. X-D

  2. Me he puesto a encontrar e imposible encontrar un beat’em up que no cumpla al menos 3 de esas premisas, porque el de las tortugas cumple el de la damisela (aunque no sea novia), el de los masillas , el del item…vamos, unas cuantas.

    Buenisimo xD

  3. Sin ir más lejos, el TNMT arcade que comentas creo que cumple 5 así a ojo sin contar el de la novia. Por cierto Mr. Retro, me ha hecho mucha ilusión que comentases el Sonic Adventure, pues como dirían los hijos de Michael Jackson, ese juego marcó mi adolescencia.

  4. Vaya Bat, cuanta ira contenida en esas declaraciones y qué “gabilondiano” y concienzudo análisis. ¿Habré encontrado mi Lex Luthor particular? ¿Aparecerá un “Yocreoquesí” que ejerza de némesis? Tomo nota en lo de los 80 porque tienes razón, el género tiene su auge a principios de los 90. Buena suerte con tus tebeos y arriba esa frase de “Consciente de ser un casual, que ya es mucho”.

    Y recuerda que ésto es una parodia hombre de dios, no una tesis doctoral.

  5. “Un Amigo”, no se porque pero te imagino enterrado entre revistas de la hobby consolas en el sotano de tus padres…

    Me da a mi que te has ofendido por el articulo sobre los beat’em up(por ridicula que te parezca esta denominacion) en clave de humor… Piensalo, es muy triste ofenderse por algo asin….

    No te digo lo que te tienes que tomar tu cada 8 horas porque dudo mucho que pudieras conseguirlo… ala, a seguir con el tetris

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s