Análisis Alone in the dark 5

Un nuevo análisis para RincónGamer (Nuevo nombre para la web mucho más mono y definitorio). Sinceramente, aunque he sido bastante imparcial a la hora de juzgarlo y he puesto una nota digna con respecto a las tristes carencias que presenta, he de decir que personalmente el juego me ha gustado bastante. Nunca he tenido demasiado apego por los survival horror, pero oye, éste al menos es bastante original y te lo pasas teta combinando el inventario para hacer cócteles molotov y demás burradas.

Todos nos preguntamos cómo es posible que la gente de Eden Games haya conseguido plasmar en su juego muchísimos detalles, tanto gráficos como jugables de impresionante factura técnica mientras que conceptos mucho más básicos y primordiales relacionados con la jugabilidad han sido dejados de lado. Aún así, nos encontramos ante un gran juego de factura cinematográfica que aunque no revolucionará el género, abrirá el camino hacia una nueva senda en la evolución de los survival horror.

Todo apuntaba a que este Alone in the dark (al final se ha quedado con ese nombre a secas) encumbraría el genero a un nuevo nivel, buscando nuevas fórmulas jugables que dejarían de lado los trillados cánones establecidos en este tipo de juegos. Al final ha quedado todo como una verdad a medias, con momentos brillantes y momentos algo pobres a partes iguales, tan dispares como la opinión de los usuarios, pues este juego, dadas sus peculiaridades o lo odias, o lo amas.

Como una película:

Prácticamente el mayor interés a la hora de ir avanzando en la aventura es sumergirnos más en el desarrollo de la historia que se nos relata de forma magistral desde el primer minuto de juego. Salta a la vista que las intenciones del estudio han sido las de dotar al título de una apariencia cinematográfica, cosa que se hace notar en cada plano de cámara o video in-game. Además, y como colofón a la aplicación de este estilo, el propio juego está dividido en 8 capítulos de una duración aproximada de una hora de juego, como si de una serie de televisión se tratase. Es más, cuando cargamos una partida guardada, nos aparecerá un pequeño vídeo resumen que comienza con un “Anteriormente, en Alone in the dark”, todo un acierto.

Lo que no llega a ser comprensible con respecto a la distribución por capítulos es que estos estén disponibles desde el inicio del juego, por lo que desde el principio podremos acceder a cualquier parte de la historia, perdiéndose gran parte del desafío que supondrán algunos retos al tener la posibilidad de saltárnoslos si no tenemos suficiente fuerza de voluntad.

No sería nada beneficioso para el jugador que diera muchos detalles sobre el argumento, por lo que a grandes rasgos, mencionar que encarnamos a un tal Edward Carnby (cuya identidad es una de las mayores sorpresas del juego), que al inicio de la aventura despertará amnésico capturado por un grupo de misteriosos hombres que pretenden deshacerse de él. De pronto, algo extraño comienza a suceder en el edificio donde nos encontramos y sus aledaños, y un extraño “ente” capaz de atravesar las paredes comienza a destrozar el edificio, del que tendremos que escapar en un frenético inicio de juego. Esa escapada nos llevará al mítico Central Park, uno de los reclamos del título al estar recreado con gran exactitud y ser el lugar que esconde un terrible secreto (como bien dice la frase que remarca la campaña publicitaria del juego).

Una gran factura técnica:

Visualmente no cabe duda que nos encontramos ante un juego “next-gen”, aunque esté ya bastante sobada la coletilla. Todos los elementos en pantalla lucen estupendamente. El nivel de detalle de los personajes es abrumador, e incluso en planos cercanos podremos ver hasta las imperfecciones en la piel de nuestro protagonista. Todos los escenarios están perfectamente construidos, y su ambientación y dinamismo ayudan a sentirnos inmersos en la aventura. La calidad de las texturas es digna de reseñar, aunque se encuentre alguna que otra que desentona con el resto por su escasa definición.

En cuanto a las animaciones, nos topamos con una de las lacras del juego. Las escenas cinemáticas (reproducidas en tiempo real con el propio motor del juego), así como muchas acciones concretas de los personajes están reproducidas utilizando captura de movimientos y son de lo más vistosas, no así los movimientos de nuestro protagonista, cuyas animaciones no quedan del todo bien al encadenarse unas con otras. Cuando intentamos que Edward efectúe un salto nos encontraremos con una animación bastante tosca, al igual que al caminar. Tal vez, este efecto sea fruto de un dificultoso sistema de control más que de las propias animaciones en sí, pero sea de la forma que sea, el resultado final no es como debería. Una verdadera pena porque salvo esos detalles estamos ante un apartado gráfico sublime.

Otra de las características estrella es la aplicación del fuego como elemento interactivo y necesario para el desarrollo de la aventura. Las llamas se extenderán sobre diferentes superficies y objetos de una forma bastante realista acorde con el material que esté ardiendo. Así, veremos como arden muebles, vigas y puertas con un realismo inusitado del que seremos partícipes en tiempo real, por lo que si acercamos un objeto susceptible de ser quemado, la combustión tendrá lugar de forma progresiva e incluso podremos utilizarla como arma a la hora de enfrentarnos a los enemigos, especialmente frágiles al elemento hasta el punto de ser obligatorio su uso para acabar con algunos de ellos.

En la variedad está el gusto:

Alone in the dark pretende ser un survival horror, aunque se le han dado protagonismo a situaciones y elementos poco usuales por estos derroteros. Los puzzles están a la orden del día, siendo algunos de ellos bastante originales, aunque pequen de ser simples en muchos casos. Otros, en cambio requerirán de nuestra imaginación para ser llevados a cabo, ya que aunque constantemente se nos lleva de la mano por el camino a seguir, existirán momentos en los que no tendremos muy claro cómo avanzar. El uso del fuego y la interactividad con el entorno da bastante juego en determinadas situaciones. Todo esto nos hace suspirar de alivio al no ser los combates con enemigos el núcleo jugable, cosa que es de agradecer. Incluso en determinados momentos podremos conducir vehículos, siendo cierta escapada en coche una de las mejores escenas de todo el juego, por lo que más variedad imposible. Al ser el juego extremadamente corto las situaciones planteadas no suelen repetirse, y constantemente vamos sorprendiéndonos con las escenas en las que nos vemos inmersos a medida que superamos capítulos.

El dichoso control:

Y por fin nos topamos ante el mayor problema del juego, el manejo del personaje. Da la sensación de que han querido abarcar muchas posibilidades de manejo y no han sabido gestionar su control de una forma práctica y eficaz, pero vayamos por partes.

Tenemos dos posibilidades de juego, en tercera o primera persona. Con la vista exterior manejaremos a Edward con el stick analógico, con el otro stick moveremos la cámara y con los diferentes botones podremos disparar, correr, saltar o abrir el inventario. Esta perspectiva es bastante cómoda a la hora de movernos, salvo determinados momentos en los que la cámara nos juega malas pasadas, ya que usualmente ésta se posiciona fija para mostrarnos planos cinematográficos en vez del seguimiento al personaje.

Al utilizar la vista en primera persona el control se convertirá en el de un FPS, permitiéndonos apuntar con nuestra pistola de forma precisa. También usaremos esta perspectiva para usar el extintor, elemento indispensable en muchos momentos en los que tenemos que batirnos en duelo contra el fuego.

Como ya se ha comentado, a lo largo de la aventura podremos interactuar con un sinfín de objetos que encontramos por el suelo, desde mesas y sillas hasta bombonas de butano o ramas secas. Cuando cogemos uno de estos elementos para atacar a un enemigo, el control volverá a ser diferente. En este caso, podremos fijar la vista en el contrincante con uno de los gatillos. Con uno de los sticks manejaremos a nuestro personaje y con el otro zarandearemos lo que tengamos en nuestras manos. Es decir, que si queremos asestar un sillazo al costado del monstruo de turno, tendremos que mover el stick de control de un lateral a otro para que se ejecute el movimiento. Lo que podría resultar una forma original y práctica de combatir a veces se convierte en todo un desafío, ya que por mucho que nos esforcemos el control no es demasiado preciso, y suele ser bastante normal que nos quedemos a merced del enemigo al asestar un golpe al aire.

También tendremos la posibilidad de utilizar objetos de nuestro inventario y combinarlos para crear armas más letales. Si encontramos un bote con cualquier tipo de líquido inflamable podremos lanzarlo lejos y hacer que explote en el aire disparándole con la pistola. También podremos crear cócteles molotov usando botellas y trapos que encontremos, o usar un spray de vida tanto para curar nuestras heridas como para crear un improvisado lanzallamas. Pero la cosa no acaba aquí, también dispondremos de un mechero con el que incendiar las zonas que previamente hayamos rociado con gasolina o similares a nuestro antojo. Pudiendo incluso prender surcos en el suelo para levantar muros de fuego y evitar el paso a los enemigos. Las posibilidades por tanto, son enormes.

Las posibilidades son casi infinitas, y aunque existe una forma para crear atajos rápidos en donde seleccionar la combinación armamentística que necesitemos, al ser todo el sistema de menús en tiempo real no tenemos muchas oportunidades de cambiar de estrategia mientras peleamos, por lo que tendremos que ir con las ideas claras, y menos mal que existen muchos puntos de control, porque será bastante usual que tengamos que repetir algunas escenas unas cuantas veces.

Otro de los elementos indispensables de nuestro inventario será la linterna, que cobrará una importancia mayor que la que tuvo en la cuarta parte, donde tan solo nos servía para alumbrar el camino y ahuyentar a algunos monstruos. Ahora la necesitaremos mucho más, ya que en determinados momentos tendremos que usarla para deshacernos de cierto obstáculo que solo sortearemos con su ayuda. Además, tendremos que dosificar su uso, ya que funcionarán durante un tiempo limitado hasta que se gasten las pilas, momento en el que tendremos que cambiarlas, y si no llevamos en la chaqueta una buena provisión de estas, lo tenemos crudo.

Críticas dispares:

El problema de todo este entramado de control es que cuesta acostumbrarse a su manejo. Este baile de menús, perspectivas y sistemas de movimiento puede resultar muy engorroso, y no llegaremos a ser conscientes de su potencial hasta avanzar unos capítulos en la aventura. Éste ha sido el sumidero de críticas del sector hacia el juego, condenándolo injustamente en la mayoría de los casos.

Quizá estamos acostumbrados a una percepción tan concreta y explícita de cada género en el mundo de los videojuegos que ante cualquier cambio en su planteamiento ponemos el grito en el cielo. Sobra remarcar que el principal referente en el género de los survival horror es la saga Resident Evil, y cualquier juego de corte similar es comparado inmediatamente con estos. En este caso, con Alone in the dark se ha pretendido alejar a conciencia de las fórmulas clásicas para ofrecernos algo parecido a lo que se nos mostró en esos ya lejanos primeros títulos de la saga durante la década pasada: Una aventura con puzzles y algunas escenas de acción que, aunque pueda pecar de lineal, nos lleva de la mano a lo largo de una interesantísima historia, siendo éste el verdadero atractivo de cara al jugador y no el mero hecho de masacrar enemigos. Es un estilo diferente de juego, que como ya he dicho, encandilará a unos y repugnará a otros.

Algunos se quejarán de la linealidad del argumento, otros de lo poco preciso que resulta el sistema de combate, y otros de nimiedades tales como la reaparición de algunos objetos dentro de armarios y muebles u objetos indispensables para la historia. Yo no veo todos estos pormenores como fallos, sino modificaciones para sentir la experiencia de una forma diferente. Hacía tiempo que no me sentía tan presionado y agobiado en un videojuego, y las carencias de nuestro protagonista no hacen sino acentuar esa sensación. Otro problema radica en la duración del juego, pues si somos curtidos jugadores no nos llevará más de 8 horas acabarnos de cabo a rabo la aventura, y dada su naturaleza lineal la rejugabilidad es casi nula.

Pero sin duda, la verdadera lacra del título son los constantes fallos y bugs con los que nos toparemos con demasiada frecuencia, ensombreciendo la experiencia jugable por culpa de momentos en los que tendremos que cargar la partida de nuevo por situaciones como chocarnos con muros invisibles infranqueables, personajes que se quedan atascados en recovecos del escenario y nos bloquean el paso, saltos al vacío no intencionados o paredes atravesables mágicamente. Muchos de estos errores son consecuencia de un poco o nada depurado sistema de colisiones, que produce comportamientos indeseables cuando interactuamos con algunos objetos, y que provoca entre otras cosas que las escenas de conducción se hagan la mar de tediosas al quedarnos clavados con un mísero roce contra un muro u otro tipo de obstáculo. Resulta difícil de creer que tras un desarrollo tan extenso y unos resultados espectaculares en otros ámbitos del juego, este problema tire al traste todo el trabajo.

Conclusión:

Resulta realmente difícil puntuar este juego con una clasificación numérica. Normalmente suele ser complicado hacerlo con cualquier otro, ya que lo más normal el realizar comparativas con otros títulos y sentenciarlo si no llega a las cotas de calidad de estos. En este caso, sería absurdo comparar este Alone in the dark con un Resident Evil o Silent Hill, ya que los planteamientos jugables son radicalmente distintos. Tal vez estamos ante el renacimiento de un nuevo género que mezcla sabiamente (pero de verdad) puzzles y escenas de aventura con elementos de acción, y es casi seguro que veamos una continuación de este juego. Ahí podremos apreciar realmente si la nueva senda abierta resulta fructífera. De momento, el primer paso ya está dado, y sus prestaciones, aunque satisfactorias, se ven echadas a perder por culpa de un sistema de juego engorroso y multitud de bugs. Veremos en qué acaba todo esto.

Nota: 6.75 (Aunque personalmente le pondría algo más)

Anuncios

7 comentarios

  1. El juego me parece muy aseptable desde muchos puntos , la jugabilidad se complica al principio, solo es cuestion de tiempo aunque como bien se save termina ciendo en un aspecto incomodo…la grafica esta exelente mas que silent hill 5 , lastima su durabilidad dentro de todo un gran juego mi puntaje personal es de un 8.7 pts.
    PD: no lo jueguen con teclado..en el caso que lo jueguen en pc solo les tomara rabia en ese caso ;)

  2. Lo acabo de terminar Alone in the Dark y sinceramente me ha gustado, al principio lei comentarios negativos; pero personalmente son mas los aciertos que los desaciertos: Es innovador y siempre algo nuevo es dificil de aceptar o asimilar por que estamos acostumbrados a niveles de jugabilidad establecidos. En los aspectos graficos, musical, historia, son realmente sobresalientes; el aspecto que le resta puntos es en la jugabilidad o mandos de control, por lo demas esta ya entre mis favoritos. Por el final me imagino que habra Alone in the Dark 6 y seguramente afinaran los aspectos debiles que se presentaron. Bien por los muchachos de Atari y Eden Games.

  3. Pues a mi parecer fue un acierto por parte de Atari y Eden Games sacara a la luz un juego difierente a las otras franquicias, y aunque sus errores opacan la gran calidad del juego, merece ser comprado.

    Estamos ante una nueva generacion de Surv. Horror, Atari da el primer paso y puede dar mas siempre y cuando Mejore el sistema de control (aparte de los bugs) mantenga la Calidad grafica (admirable) y enrriquezca la trama de la historia… (merece mas)…

    8.0 para este Game…

    Att 0tack0n

  4. Los controles son una puta mierda…el juego precioso y la idea cojonuda..pero injugable…desespera y encabrona a partes iguales

  5. siempre los juegos se ven mejor en pc XDD
    los comandos son buenos y se le puede tambien
    jugar con el joystick
    el PC gana otra vez O_n

  6. Que te pires a casa, el que ha hecho el analisis no tiene ni puñetera idea de nada. Es un gran juego y que los capitulos esten disponibles desde un principio es lo mejor. Se nota que este hombre a jugado pokisimo a los survival horror, dedicate al Resident evil gaiden de Game boy color que es mas de tu estilo majete

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s