Análisis El increíble Hulk

Otro análisis para Rincongamer. Cada vez me doy más cuenta de lo ambiguas que son las notas de los análisis y las ideas que se intentan exponer en ellos (El Alone in the dark 5 es un gran exponente en ese sentido). Mi recomendación es que os bajéis una demo u os alquiléis el juego que sea para decidir si os gusta o no. Aun así, tampoco viene mal echar un vistazo en la red para haceros una idea de lo que os váis a encontrar. En este caso la mezcla Sandbox + Personaje Marvel + Destrucción en masa me ha gustado bastante, y aunque el juego rompa  aguas por todos lados, la verdad es que he pasado unos buenos ratos.

Casi parece un formalismo el hecho de que aparezcan videojuegos basados en blockbusters veraniegos. Como ya sabemos, en la gran mayoría de las ocasiones el uso de estas licencias no es más que una excusa para aprovechar el filón comercial del título cinematográfico. En este caso no está muy desencaminada tal afirmación, aunque al menos, estamos ante un juego visualmente agradable y divertido, pero tampoco se le pueden pedir peras al olmo y las carencias tanto técnicas como jugables están a la orden del día.

El videojuego oficial:

Este verano hemos sido testigos de una nueva propuesta cinematográfica en la que de nuevo se intenta ofrecer una película digna al gigante esmeralda. La primera entrega de Hulk, dirigida por el intimista Ang Lee (2003) supo darle un buen trasfondo emocional al personaje, pero se echó de menos más escenas de acción dada la naturaleza del protagonista. Por eso Marvel, ahora ya como productora de cine sin requerir la ayuda de estudios externos, se ha puesto manos a la obra en lo que parece una maniobra logística digna de sus propios cómics. Así, tras la más que correcta Ironman, toca renovar al alter ego del científico Bruce Banner, siendo “El increíble Hulk”, la nueva concepción del personaje mucho más palomitera y comercial que su antecesora, obviando incluso los acontecimientos de la anterior y presentándose como un borrón y cuenta nueva. Y aquí tenemos su videojuego.

“El increíble Hulk: El videojuego oficial” es un sandbox al uso, es decir, un clon de la saga GTA en lo que a libertad de movimientos a lo largo y ancho de una ciudad se refiere, aunque salvando las distancias. En este caso controlamos constantemente al forzudo mientras destrozamos todo lo que nos encontramos a nuestro paso. El argumento del juego es meramente “testimonial” siendo una mezcla de la simplista trama de la película y otra central en la que cuatro organizaciones terroristas denominadas “El enclave” se disputan el control de la isla de Manhattan para realizar sus experimentos y actividades militares.

Argumento (risas):

El argumento de la película da por sentado que conocemos el origen del personaje, a excepción de unos flashes en los créditos de inicio. Este origen varía en algunos detalles con respecto al cómic. Bruce Banner es un prestigioso científico que, investigando las propiedades de los “rayos gamma” y su aplicación militar (muy nombrados los Estados Unidos durante los años 60 y 70 a causa de las emergentes investigaciones de tecnologías nucleares), sufre un accidente intentando salvar a un muchacho llamado Rick Jones que deambulaba por la zona. La exposición a esos rayos lo convirtió en Hulk, un amasijo de músculos y fuerza bruta de escasa inteligencia en el que se transforma Bruce cuando sufre algún tipo de emociones fuertes como el dolor o la ira.

Los principales personajes secundarios son Betty Ross, científica compañera de Bruce y pareja amorosa, quien intenta por todos los medios ayudarle buscando una cura para su mal; el General Ross, padre de Betty, un condecorado oficial militar, que pretende por todos los medios recuperar a Hulk como “arma de los estados unidos”, dejando de lado cualquier tipo de moralidad de cara a Bruce o a su propia hija; Rick Jones, el joven salvado por Banner que no aparece en la película, pero sí en el videojuego, desde el accidente es uno de los pocos amigos de Hulk, ayudándose mutuamente como veremos en el juego.

Enemigos del personaje hay muchísimos, pero provenientes de los cómics tan solo nos toparemos con La Abominación, una deforme criatura gestada a partir de la aplicación intensiva de rayos gamma en uno de los mejores soldados del general Ross, Emil Blomsky, para convertirlo en un “supersoldado”. En los cómics, Blomsky sufre un accidente mientras intentaba robar unos estudios de Banner sobre su transformación en Hulk, pero el resultado de ambas versiones es el mismo: Uno de los peores enemigos del personaje.

Next-gen tan solo de fachada:

La verdad es que la primera impresión cuando nos hacemos a los mandos es realmente buena. El gigante luce un modelado espléndido, y sus animaciones están realmente conseguidas. Tanto Hulk como el resto de personajes en pantalla se mueven con gran fluidez, sin una sola ralentización por muchos enemigos simultáneos que se presenten. La calidad del modelado de los personajes es algo irregular, ya que si bien tanto el protagonista como algún otro caso puntual como La Abominación lucen casi tan bien como en la película, el resto de enemigos pecan de un pobre diseño cuyo planteamiento se repite con demasiada frecuencia. Soldados de a pié, blindados, tanques, robots y algún que otro “final boss” en forma de engendro mecánico gigante será a todo lo que nos enfrentemos durante la aventura, por lo que sólo nos sorprenderemos por la novedad en los primeros compases de juego.

Pero el verdadero problema radica en los escenarios, ya que el enorme escenario de juego es un arma de doble filo. Es una delicia poder pasearnos por toda la isla de Manhattan saltando de edificio en edificio, pero para que la experiencia sea viable se debe llevar un buen trabajo de cara al modelado de toda la ciudad, cosa que no llega a alcanzarse en este caso. Sin duda, el gran referente al respecto lo tenemos en GTA IV, nivel al que en este juego no llega ni por asomo. Los edificios y estructuras son demasiado simples, formado casi todo a base de primitivas geométricas envueltas en repetitivas texturas. Hay que reconocer que la ciudad tiene vida propia, con tráfico y transeúntes deambulando por las calles, así como un gran abanico de mobiliario urbano que va desde papeleras y farolas hasta puestos de perritos calientes o cubos de basura, pero aun así muchas zonas parecen desérticas y se echa de menos un poco de actividad.

Destrucción en masa:

Un juego del Increíble Hulk no sería tal sin aprovechar el mayor aliciente que se nos plantea al manejar a uno de los más poderosos super seres del universo Marvel. “Hulk Aplasta”, como él mismo diría, y vaya si lo hace. Absolutamente todo lo que vemos en la ciudad es susceptible de ser destruido, además de poder utilizarlo en nuestro propio beneficio. Así, podremos levantar vehículos o trozos de alguna fachada para lanzarlos contra nuestros enemigos.

Al igual que el título en el que se basa este sistema de juego, a medida que vayamos sembrando el caos por la ciudad, el ejército enviará más unidades para detenernos, en un rango de delitos similar al de las estrellas de los GTA. Para que dejen de perseguirnos tendremos que huir y esperar unos instantes para que la cosa se enfríe, ya sea escalando a lo más alto de un edificio o metiéndonos por alguna boca de metro para salir en un lugar lejano (sistema utilizado en realidad para viajar de un lado a otro de la ciudad con rapidez).

El abanico de movimientos de nuestro personaje es bastante amplio, aumentando progresivamente a medida que cumplimos misiones. Dispondremos de dos botones para asestar golpes, uno débil y otro fuerte, siendo otros dos utilizados para saltar y agarrar objetos. La combinación de estos nos permitirá descubrir nuevos ataques. Si por ejemplo tenemos agarrado un enemigo, podremos desde golpearlo insistentemente contra el suelo hasta dar un salto de gran altura y lanzarlo contra el asfalto.

Además de la típica barra de vida, dispondremos de una segunda barra, el indicador de furia. A medida que destrocemos cosas y acabemos con enemigos éste irá subiendo, y en cualquier momento podremos utilizarla para realizar una serie de acciones especiales que iremos aprendiendo, como restaurar una porción de vida, aumentar nuestra fuerza temporalmente u otros potenciadotes momentáneos de alguna de nuestras características, que nos permitirán trazar algunas estrategias a la hora de enfrentarnos a las situaciones.

Rompiendo la monotonía a golpes:

La duración del juego es bastante amplia para lo que se nos plantea, cosa que es de agradecer. Además de las sucesivas misiones de la historia principal, podremos recorrer la ciudad a nuestro antojo para descubrir todos los secretos y minijuegos secundarios que se nos proponen. Uno de ellos consiste en destruir los edificios más emblemáticos de la zona, siendo esta una de las actividades más divertidas, el lo que casi parece un homenaje al clásico arcade de Midway, Rampage. También existen 100 potenciadores de furia y otros 100 de vida escondidos en la isla que mejorarán nuestras características, así como una especie de aros gigantes flotando en las alturas por los que debemos pasar saltando desde los edificios más altos.

Todas estas actividades y otras sidequest que aparecerán progresivamente a medida que avancemos en el juego, nos permitirán desbloquear un buen puñado de extras como bocetos conceptuales del juego, portadas de cómics o nuevos skins para nuestro personaje basados en sus más conocidas versiones aparecidas en los cómics, como el Hulk Gris, Mr. Fixit o la armadura especial de Ironman que solo usaba para situaciones en las que el gigante estaba fuera de control, el Hulkbuster. Un montón de detalles que solo los fans del personaje y los cómics Marvel en general apreciarán, y que aumentarán la duración del título, que para completar la historia principal tan sólo necesitaremos unas 8 horas.

Aún con todos los añadidos planteados, el juego peca de ser bastante repetitivo, pues la variedad de las misiones es bastante escasa, y todo se resume en acabar con enemigos, ir del punto A al punto B en un tiempo limitado o defender y escoltar a alguien, lo cual no deja de ser divertido, pero defraudará a los jugadores más exigentes.

Otro más para el saco:

De nuevo nos encontramos ante un título que aprovecha una licencia famosa para desarrollar un juego con un atractivo comercial temporal. El planteamiento es bueno, pero no llega a las cotas de calidad que alcanzó el magistral “Hulk: Ultimate Destruction” de la pasada generación, con quien comparte el sistema de juego pero no el mimo y detallismo que le imprimieron sus creadores. Fallos como un irreal sistema de colisiones que a veces incluso hace que las cosas se destruyan casi sin tocarlas, una pobre representación de Nueva York y un monótono desarrollo condenan al juego al foso de los juegos del montón.

Tal vez si no hubiera estado involucrado el hecho de intentar basarse en la película y no existieran las presiones comerciales y los plazos de entrega que han dado pie, sin duda, a un desarrollo apresurado para adelantarse al lanzamiento del film, Sega hubiera realizado un trabajo digno y no estaríamos ante un juego clónico que parece que hemos visto ya mil veces (¿Alguien ha dicho Transformers: The movie?), pero así es el mercado, y ya estamos acostumbrados. Aun así, este título nos divertirá un buen puñado de horas, sobre todo si somos seguidores del universo Marvel, dados los múltiples guiños y homenajes que encontraremos.

Nota: 6.25

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s