Análisis Guitar Hero Aerosmith

Último análisis para Rincón Gamer del mes. Esta vez se trata del spin-off de la saga Guitar Hero protagonizado por los Aerosmith. Siembre me han molao los juegos musicales y rollete bemani, y no sé por qué tengo unas capacidades innatas para practicarlos, posiblemente como contraposición a muchas de mis carencias que van desde mi incapacidad para moverme de cintura para abajo al bailar o no saber hacer el pino. El caso es que he pasao un rato majo con él, y me ha servido para saciar un poco mis ganas de cara a la llegada del GH: World Tour.

Estamos asistiendo a lo que parece ser una batalla campal entre Harmonix y Neversoft (más bien entre Activision y Electronic Arts) para hacerse con el mercado de los juegos musicales. En un principio, los de Harmonix tienen todas las papeletas para alzarse con la victoria, al ser los padres de la saga y pioneros en diseñar juegos de este tipo (con permiso de Konami y si Guitar Freaks), tanto con los tres primeros Guitar Hero como ahora con la nueva saga Rock Band. Aun así, Neversoft está poniendo toda la carne en el asador, y tras el grandioso Guitar Hero 3: Legends of Rock, nos llega esta nueva entrega protagonizada por la consagrada banda Aerosmith.

Sweet Emotion:

Steven Tyler y compañía no son ni mucho menos novatos en esto de protagonizar videojuegos. En 1994 eran las estrellas del arcade de pistola creado por Midway, Revolution X, del que llegarían a existir conversiones para casi todas las plataformas de la época. Un año más tarde, y con muchas más similitudes al título que tenemos entre manos, volvieron a “apadrinar” un videojuego, aunque esta vez para PC: El llamado Quest For Fame, tatarabuelo de los actuales juegos musicales interactivos al hacer uso de un pequeño periférico en forma de púa de guitarra con el que debíamos seguir el ritmo de las canciones rasgando un palo de fregona o lo que tuviéramos a mano.

La polémica suscitada con respecto a la nueva maniobra de Activision de crear una nueva serie de spin-offs con los que amortizar la franquicia se comprende hasta cierta, pero si no tenemos en demasiada estima a esta banda, acabaremos hartándonos dado que la gran mayoría de las canciones incluidas pertenecen a su discografía. Aun así, unos cuantos apartados que dan variedad al juego y algunos extras interesantes salvan al título de la posible monotonía que puede llegar a irradiar. Por supuesto, los fans de Aerosmith disfrutarán como enanos en este homenaje en toda regla a su carrera musical.

El plantel musical:

En el juego dispondremos en total de 41 canciones para tocar. 30 de ellas son las que disfrutaremos en el modo carrera, mientras que el resto estarán disponibles en la tienda de extras a la espera de que las compremos. Del total, 29 están interpretadas por la banda protagonista, mientras que las 12 restantes son temas que les inspiraron a la hora de componer los suyos propios. Así, podremos deleitarnos con clásicos como “All day and all of the night” de The Kinks, “Always on the run” de Lenny Kravitz o el genial remix del clásico de Aerosmith “Rock this Way”, interpretado in person por el mismísimo Run DMC. Una pena que como suele suceder en estos casos, algunas de las canciones sean covers de las originales ante la imposibilidad de conseguir la grabación master de algunos títulos (esperamos que haya sido por eso).

La selección de temas de la propia banda es bastante acertada, por lo que encontraremos varios éxitos provenientes de diferentes épocas de su carrera, como los atemporales “Dream on”, “Sweet Emotion” ó “Livin’ on the Edge”. Por desgracia, muchas de sus mejores canciones se han quedado fuera. Algunas por la imposibilidad de ser interpretadas con una guitarra de forma satisfactoria en el juego, como “I dont want to Miss a Thing”, la universal balada que sirvió de banda sonora a la película Armageddon, ya que posee una base orquestal y quedan las cuerdas en un segundo plano. Lo que resulta incomprensible es que temas como Crazy o Cryin’ (Prácticamente la canción estandarte del grupo) hayan desaparecido. Se podría pensar que estamos ante una típica maniobra comercial para ofrecer nuevos contenidos en los correspondientes canales online de cada consola, pero a día de hoy no hay nada nuevo, amén de que los usuarios de PS2 se quedan directamente fuera, por lo que casi optamos por el acomodamiento de Activision a la hora de adquirir licencias.

Todo un homenaje:

Los seguidores de Aerosmith están de enhorabuena, ya tanto la propia idiosincrasia del juego como los extras contenidos son constantes homenajes al grupo. Los componentes de la banda han prestado su imagen y movimientos para representar sus homónimos virtuales en pantalla, al igual que hicieran Slash o Tom Morello en el anterior título, por lo que cada uno de ellos será perfectamente identificable en el escenario, incluida la prominente boca del señor Tyler.

La estructura jugable del modo carrera sigue como siempre, dividiéndose en diferentes bloques de canciones que tendremos que completar en orden para acceder a los siguientes. En este caso, cada bloque se ambienta en una época diferente del desarrollo de la banda, siendo los escenarios los más importantes que ellos mismos pisaron, desde sus primeros conciertos en el instituto Nipmuc hasta mega-eventos como el show del descanso de la Superbowl en 2001 o su consagración en el Rock & Roll hall of Fame. Cada bloque constará de 5 canciones, las dos primeras tocadas por otros grupos y el resto de la propia banda. Cada bloque musical irá precedido por un pequeño vídeo en el que los propios artistas comentan sus impresiones acerca de esa época o momento determinado, por lo que el modo carrera adquiere todo su significado en esta ocasión, ofreciéndonos un agradable repaso por la trayectoria de la banda.

Además, en determinado momento tendremos que enfrentarnos a Joe Perry, uno de los guitarristas de la banda, en duelo, como ocurría con los artistas antes mencionados en el Guitar Hero anterior.

Como ya hemos dicho, el apartado gráfico dista bien poco de lo que ya hemos visto en otras entregas, una clara representación de los personajes y unos escenarios vivos y detallados, aunque nada del otro mundo. A medida que jugamos, se nos ofrecen en segundo plano imágenes de la banda tocando la canción correspondiente, con un marcado carácter de videoclip en el juego de cámaras. La cuidada sincronización labial ayuda a casar el sonido con las imágenes virtuales, así que el resultado final, como es de costumbre, cumple las expectativas pero sin demasiados alardes. Pero dejemos el apartado visual y vayamos a lo que realmente interesa…

El sistema de juego:

Sobra explicar el funcionamiento de Guitar Hero de nuevo, que a estas alturas todos conocen y de nuevo sigue manteniéndose intacto desde hace ya unas cuantas ediciones. Seguimos teniendo cuatro niveles de dificultad, aunque esta vez se ha optado por rebajarlos en cierta medida para hacerlos más asequibles a ciertos rangos. Así, el modo difícil resulta prácticamente un paseo para los que hayan disfrutado del resto de títulos, y llegaremos sin excesivas dificultades hasta el último bloque de canciones casi sin repetir tema, donde la cosa se complicará, siendo el nivel experto el que realmente supondrá un desafío para ser completado. Los niveles fácil y medio continúan sirviendo como tutorial de iniciación para principiantes.

La composición de las canciones de cara a ser tocadas con la guitarra no llega a los niveles de perfección de las dos primeras entregas, donde era divertido tocar casi cualquier canción. Ahora, muchos temas están generados repitiendo algunas partes de manera constante, llegando incluso a aburrir en algunos casos. Se ha limitado el uso de las pulsaciones triples de nota, ya que aparecieron muchos detractores de esta práctica. Sin duda, los momentos preferidos por el público son los punteos con notas al aire, que se han intentado potenciar en esta entrega.

Como es lógico, la variedad de los temas no es precisamente grande dado el carácter monotemático del presente título, y solo el pequeño compendio de versiones de otros grupos dará la nota de color a una antología más que conocida por todos con las clásicas baladas melódicas y canciones guitarreras de ritmo acelerado que caracterizan a la banda.

El resto de modos de juego sigue inalterado. Podremos practicar las canciones en el modo libre, tocar junto a un amigo en el versus. En la tienda podremos adquirir guitarras, personajes, skins y canciones con el dinero que obtengamos en el modo carrera. Lo que sí se ha eliminado es el modo carrera para dos jugadores que pudimos ver en Legends of Rock, por lo demás todo sigue igual.

Un placebo mientras llega lo bueno:

A punto de recibir por fin en España Rock Band, y con World Tour a la vista, Guitar Hero: Aerosmith servirá para quitarnos las ansias guitarreras que llevamos dentro los aficionados al género. Aunque carente de novedades, el nuevo título de la franquicia enamorará a los fans de la banda Aerosmith y proporcionará unas cuantas horas de diversión al resto.

Nota: 6.75

Anuncios

2 comentarios

  1. por favor me dicen si llegara a chile este juego, soy un fan de guitar hero los e jugado todos y quero simplemente jugarlo, tengo hasta una guitarra para jugarlo en pc, y uno mas para el publico no estaria malo
    cualquier noticia muchas grax

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s