Reflexiones ociosas

El ocio no es nada bueno. Es enemigo acérrimo de la obligación y el compromiso. En pleno auge de las telecomunicaciones, los móviles y los cacharritos multimedia es fácil conocer y hacerse adicto a casi todo. Vamos, uno puede aficionarse al diseño y confección de trajes de sevillana para ornitorrincos de pico morado que como poco encuentra una web oficial, varios modelos subastados en ebay y posiblemente algún video de youtube con prácticos consejos a la hora de ponerle volantes al vestido. El ciberespacio ha abierto la senda para que podamos alcanzar casi cualquier cosa con solo unos clicks de ratón, informándonos de todo lo que está de moda y a la última con una facilidad que da hasta miedo.

Muy lejos quedan ya los tiempos de coleccionar pins de Cobi y Curro, donde con cariño los ponía en un corcho a medida que los recopilaba cuando iba con mis padres a comer a un restaurante a los montes y me daban 20 duros para echar a la maquinita tras los postres. O incluso el extendido coleccionismo de cromos de la liga profesional de fútbol, que cambiabas con tus amigos realizando estudios previos de mercado y analizando los beneficios minuciosamente, pero eso sí, se te acababa la paga semanal en cromos, y te jodes. Era un mundo burbuja, poco te importaba lo que hacían el resto de chavales del mundo, lo que compraban, comían o hacían. A lo mucho, enterarte de si “el cabeza” del barrio de al lado se va a pelear con “el negro” en el descampado de delante del cole, por lo que adquirir cualquier chuchería ociosa estaba fuera del alcance de casi todos.

“Y venga, y venga, y venga…”

Ahora no. Internet nos ha jodido bien, y nuestras inquietudes ahora pueden regirse por un casi infinito abanico de posibilidades. Cuanto daño ha hecho el google, pues cada vez que nos conectamos descubrimos una nueva línea de muñequitos, un nuevo juego de mesa, un revolucionario videojuego o una edición en dvd de Evil Dead con nuevos videos del making of. Estamos permanentemente bombardeados por suculentos productos de consumo. El geek, el friki, el otaku, el gafapasta: Un taco de conceptos y tentencias que escuchamos hasta en la sopa, con sus gustos y sus creencias, pero ponte a pensarlo, todos estos grupos son fruto y esclavos del consumismo, coleccionismo y conexión permanente al Messenger y a tu sindicación RSS asociada a blogs de moda. Si es que somos lo que compramos.

“No sé si podré soportarlo”

El ocio no es que sea malo, es que jode un montón. Como decían en aquella película, “las putas vietnamitas o tienen tuberculosis, o son del Vietcong”. Pues aquí pasa lo mismo, te enganches a lo que te enganches, va a ser perjudicial y supondrá una enorme pérdida tanto de tiempo como económica, pues nuestro entorno está totalmente adaptado y preparado para seducirnos en el campo que sea.

Un día vas por la calle y ves un escaparate. “Coño, pero si ha salido una nueva serie en los USA que ha sido un exitazo y acaban de comercializar aquí en dvd los capítulos de la primera temporada! Buah, pero yo no cuelo, me los bajo de la burra, me los veo y no gasto un duro”. Llegas a tu casa y en una semana te has tragado la temporada completa que finaliza con un continuará como un castillo. Así que desde ese momento te bajas semanalmente el capítulo de marras en perfecto inglés para días después descargarte los subtítulos de dudosa calidad que ha hecho un grupo de fansub argentino. Pero claro… las temporadas no acaban, y sigues pasando por el escaparate y viendo ese dvd… que resulta que trae el making of y entrevistas con los protas. Y vas y te lo compras, y a los 6 meses aparece la segunda temporada y te la compras también en castellano, aun habiéndolas descargado. “Joer, cómo molan los packs de mi serie preferida puestos en la estantería” y ese mismo día ves en el Norma Comics más cercano una figura articulada del malo de la serie “Ostiaaaa, pero si es ÉL, buah, me lo compro tío y lo pongo junto a las cajas”. Lo que tampoco sabes es que ese forma parte de una enorme colección de figuras articuladas con todos los personajes… y cada cierto tiempo que te pasas por Norma, pues te pillas uno para ir haciendo colección. Sin darte cuenta tienes una camiseta, un llavero, un par de postres, el videojuego oficial y la adaptación al comic y piensas: “Ojalá no me hubiera comido la caracola”. Y te vuelves a cagar en el ocio de los cojones y su relación con Internet.

“Si es que se me pasan las horas muertas mirando Amazon”

Esto ya no tiene gracia. La carne es débil, y cada vez somos más propensos a la seducción externa. Antes, sin Internet, solo teníamos conocimiento de las cosas según lo que ponían en la tele, que siempre ha estado muy limitadita en conceptos aquí en España, y cualquier cosa de importación tan solo era digna de un documental subtitulado en La 2 a las 4 de la madrugada. Pero los tiempos han cambiado. Consumir está más de moda que nunca y para colmo de males, comprar cosas rebuscadas y costosas es de lo más cool, así que estamos tos cogidos de los huevos.

También está la posibilidad de resistirse a éste tipo de inversiones, pero preferimos gastarnos los cuartos en chorradillas desas y cuando llega el finde pedirme en el bar un Manolito: Un vaso de agua con un cubito.

Anuncios

10 comentarios

  1. Vaya vaya, aqui veo que has soltao artilleria pesada…. por cierto, ¿Cuando sacaste la foto de mi teclado del ordenador???

    P.d. mas que el consumismo, a mi me jode que los jefes llegan aqui a las 7 y media como yo, y se van fuera a tomar cafe y a echarse el cigar, y acaban de llegar ahora… porca miseria… yo quiero tambien…

    Ya nos tomaremos el manolito usual en periodo vacacional de fin de semana loco!

  2. Amigo mio, has visto a paco???

    No, ya en serio, quita la linea de codigo que hay debajo de cada titulo, que queda freak y geek, pero no estetico. Un saludo desde mi curro sin curro(hoy me esperan 8 horas sin hacer nada porque no tengo el software adecuado… voy a morir)

  3. Acabas de romperme la vida. En Internet Explorer se escuajaringa todo el theme que he diseñao pal blog. Madre mía qué desbarajuste. Claro, uno ya lo hace todo con Firefox y no echa cuenta del hermano maligno. Que faena!

    Si alguien quiere echarme una mano con estos menesteres estaré más que agradecido!

  4. Yo si quieres te puedo echar una mano y parte de un pie esta semanita que viene… me acerco un dia por tu casa o donde sea con el portatil(el mio nuevo y el que te voy a dejar en usufructo(que bello palabro) )

    Pos eso:

    Begin
    yocreoqueno.rosso.active
    writeln(me voy a poner a currar que me quedo sopa)
    End

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s