Convenios lingüísticos

El castellano es una de las lenguas más ricas que existen. Cada región de la península posee sus palabros propios y exclusivos forjados a través de una degradación lingüística que tarda decenas de años en macerar. Igualmente, somos expertos en inventar términos de forma espontánea para poder expresar mejor nuestras retorcidas ideas. Nunca hemos sido por aquí especialmente hábiles en el uso de otros idiomas, y hemos ideado a base de mucha práctica un sistema de defensa por el que hacer creer a las masas que sabemos inglés, francés o la lengua que sea. ¿Annie are you ok? Nono, para el estribillo del Smooth Criminal gritábamos de zagales Ani achuwoki. ¿Can’t touch this de Mc. Hammer? Que va, aquí se decía Pinchasteis. Pues en los videojuegos ni te cuento lo que nos inventábamos.

Los títulos de los juegos:

Ay, el inglés. Desde siempre hemos sido víctimas de la globalización hasta en nuestro hobby preferido. Claro, desde siempre el único sitio donde nos documentábamos sobre el mundo del videojuego era en las revistas, y ahí no te enseñaban a pronunciar los nombres de los juegos. El primer título que me hizo conocer la degradación lingüística fruto de reconvertir nombres para adecuarlos a nuestras posibilidades fue Donkey Kong, que fue bautizado por mi tío como el Don King Kong, que queda así como muy respetuoso. Claro, al final tanto delirio de grandeza hizo que el gorila acabara llevando corbata en sus juegos, pero eso es otro tema. También de la época era la hispanización del Arkanoid, al que mi padre llamaba el arcanoide. La verdad es que ese nombre suena a raza extraterrestre de película sesentera, en plan “La invasión de los arcanoides de cristal” o alguna cosa así, pero oye, queda un título como más cercano.

Pero no hace alta remontarse 20 años para ver este fenómeno ni mucho menos. Tengo un amigo que para ahorrarse el trabalenguas que supone  Super Smash Bros Brawl pues al decirlo parece que te estás comiendo un polvorón, lo resume en Smack Brawn, que no tiene nada que ver, pero queda tambien mu presentable, aunque por el nombre pueda uno imaginarse al Rey Misterio haciéndole el 619 a Luigi. Las cosas que tiene el asociar ideas.

“A ver Manolito, repite conmigo…”

Los géneros:

Hoy en día existe tal mestizaje en cuanto a géneros de los juegos que resulta bastante difícil calificarlos de una forma más o menos acotada, por lo que si hablo de “un fps con bastante de rpg pero manejo en  tercera persona además de minijuegos arcade y niveles de conducción” cuesta bastante imaginárselo si no te digo que se trata del Mass Effect (Puristas, apedreadme). Antes era todo mucho más simple.

Los beat’em up aquí se llamaban de peleita por la calle, y con esa denominación ya podía uno referirse tanto al Streets of rage y al Double Dragon como al Golden Axe o el Knights of the Round, que de calle tienen poquito. Los más entendidos decían tipo Final Fight y se quedaban más anchos que largos, pero que se dejen de rollos, que eso no estaba ni mucho menos estandarizado como podría estarlo decir “un tipo Doom”. Los matamarcianos se llamaban de navecitas, los fps se denominaban de tiros, cualquier juego de puzzle era “en plan tetris”. Y no sé si es solo de mi círculo o también fue usado por las masas, pero a las aventuras conversacionales las llamaba aventuritas de leer, la verdad es que ahí más claro el agua.

“Que va canío, las aventuritas de leer nove si me rallan”

La jerga del jugón:

Los convenios acordados por la industria para diseñar juegos también ayudaron a que estandarizáramos nuestra forma de hablar. Los enemigos finales o bosses eran llamados monstruos de final de fase, y ya podía ser un dinosaurio enfurecido que un gayer bigotudo con un látigo, todos eran monstruos. Y si no, mira a Mup del Game 40, con lo majo que era y ya tenía el título colgao desde su nacimiento.

En un sinfín de juegos, cuando un personaje recibía muchas tortas consecutivas quedaba aturdido unos instantes, momento que bautizamos como quedarse en pajaritos, refiriéndose al recurso cartoon de poner unas cuantas aves deambulando sobre la cabeza del afectado.

Caso particular es el de los movimientos especiales. Sea el género que sea, casi siempre el personaje que controlamos tiene un ataque secundario de gran potencia en forma de golpe demoledor, ataque de energía o vete tú a saber. Pues a eso se le ha llamado siempre hacer la magia. La magia de Ryu es el Hadoken, y llamar al coche con el lanzamisiles del Streets of Rage también lo es. Ya me dirás qué tiene de mágico barrer a pepinazos una calle. Bueno sí, ahora ves a los malos, ahora no los ves.

De todas formas, y sin saber exactamente por qué, algunas palabras que realmente podrían transcribirse en nuestro idioma quedaron intactas en cuanto a su degradación. Por eso a la hora de detener el juego unos instantes lo que hacíamos era darle al pause en vez de a la pausa, y al perder todas las vidas y echar otros cinco duros en la máquina no obteníamos más créditos o continuaciones, sino continúes (Con ese acento bien enfatizado).

“Pura magia”

Hasta el paroxismo:

Pero no acaba aquí la cosa. En nuestro énfasis por hacer nuestra la jerga del sector, tanto los jugadores como la propia industria han adaptado los juegos a nuestro microverso hispano con diferentes resultados. Comecocos (y la puta cancioncilla del anuncio de Atari) dejaron en el limbo el concepto de Pac-man. Mira luego como se echaron patrás con el Ms. Pac-Man. ¿Señora Comecocos? ¿Comecacas? Un callejón sin salida. Por lo menos esta tendencia casi ha desaparecido por completo y actualmente los nombres son los que son, cosa que en determinados momentos puede resultar engorrosa, como el caso del Smash Bros antes mencionado, que para mentar el juego hay que hacer un cursillo Ceac.

“Peazo entrada pal Fotolog vamos a hacer”

En definitiva, existen un sinfín de leyendas urbanas, invenciones y chascarrillos fruto de unas generaciones de chavales pioneras en cuanto a su pasión por los videojuegos, Como hemos visto, existían varios convenios a la hora de hablar sobre ellos, aparte que sería casi imposible enumerar la forma en la que interpretábamos cada juego. Como ejemplo, me atengo a lo que escribí en un post anterior refiriéndome a uno de los clásicos básicos que ha parido la industria, Street Fighter 2.

“En mi barrio al malo del SF2 lo llamaban “mister Binson”, que ni es mister, ni es Binson ni ná de ná. Guile se pronunciaba “Gile”, los Hadokens sonaban como “Ayuken” y la patada giratoria como un “Atat-tat-buken”. Cuando Chun Li ganaba un combate decía “Yatta” y pensabamos que lo que quería decir es “Yasta, ya me lo he cargao”. Y asín sucesivamente…”

Y acabo de recordar que un chaval de mi barrio decía que tenía el Tretis en la Game Boy. Insuperable.

Anuncios

17 comentarios

  1. Jejeje, real como la vida misma… anda que no me acuerdo yo de decir : ponte el Beasti(Altered Beast) o el Viprince(el principe de persia, pero la version que te traia un ejecutable tuneao con mas vida y mas cosillas)….

    Eso si, el mejor juego de la epoca para mi, de ese si que me sabia el nombre completo y se me llenaba la boca al decirlo: Indiana Jones and the Fate of Atlantis….

    Saludos incordiales.

    P.d. Has visto que no todo es spam??jejeje

  2. Je, je, es una jerga estándar. X-D

    La pena es que se está perdiendo y ya los matamarcianos son “Shoot’em up” (a los que suelo llamar chupachups si no digo matamarcianos X-D), los pega leches son Beat’em up y los pegatiros son FPS para todo el mundo. :/

    Yo intento usar expresiones en castellano como llamar PTPP (Pega Tiros en Primera Persona) a los FPS, matamarcianos (como me enseñó mi madre) a los Shoot’em up y cosas así. X-D

  3. Muy bueno, sí señor. Y tienes toda la razón. Me has recordado grandes momentos con las “magias” de los personajes, los enfrentamientos con los “monstruos finales” y “Mister Baison”.

  4. El Street Fighter creo escuela…
    Dalshim hacia los “Yugafleim” y los “Yugafalla”
    y a partir de este juego el movimiento abajo-diagonal-derecha, se llamaria Haz el Kame de Ryu xDD

    Me encanta, ke nostalgia.
    Pd. yo tambien digo Don King Kong

  5. Yo aun soy incapaz de pronunciar correctamete un juego o tipo de juegos, ya no hablemos de las maniobras de lucha de personajes en contreto… Buena entrada, toca la fibra sensible snif snif

  6. No sé si será así en todas partes, pero en mi tierra se usaban los términos “magia y “maña” por igual. Y sí, la maña del Streets of Rage era llamar al coche lanzamisiles.

  7. Andresito, tu tierra también es la mía, que ateniéndome a la presentación de vuestro blog, todos somos boquerones :-D

    Respecto a la maña siempre me he referido con ese término a hacer trucos, triquiñuelas o aprovecharse de bugs en un videojuego, concretamente usando la expresión “hacer la maña de la araña”.

  8. Como me reído con este artículo, para mis amigos lo de Ryu eran kames, Goku nos dejó muy tocados a todos :P
    Al Super Smash Bros Brawl lo llamo por Smash Brawl, queda claro que serie y que entrega es, no?
    Lo que me jode ver por muchísimas partes es lo de Castelvania, que es Castlevania! Salía así hasta en el Hobby Consolas xD

  9. Ami lo que me dejo marcado de las maquinas recreativas de mi barrio fue el DOUBLE DRAGON…….hablada por todos como el “DUBLE DRAGON” jajajaj!!!! Que trauma si es que hasta en las clases de ingles del instituto me acuerdo un dia que me toco leer un parrafo y se me escapo “DUBLE” jajaja debería figurar ya en LA REAL ACADEMIA DE LA LENGUA ESPAÑOLA

    Saludos

  10. Curiosamente, jugando el otro dia con un colega le dio un repaso a todo el SF2 xD.

    “Tatatarantatara”=Patada giratoria.

    “Soniblomm”= … sin comentarios xD, Guile estaria orgulloso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s