De multitudes con síndrome de túnel carpiano

“Pero entonces, si no te gustan los lugares atestados de gente, la gente pedante y estás algo desencantado con el mercado actual, ¿para qué vas al Gamefest?”, preguntará algún lector ávido comedor de Pringles. Pues oiga, es en la propia esencia que alberga esta cuestión donde reside la verdadera magia del evento. Tenemos una feria de videojuegos a gran escala en España, amigos. Un punto de reunión anual donde pueden juntarse los pececillos y tiburones la industria para vivir una jornadas bañados en multitudes ávidas de monitores gigantes y posters gratis. Una oportunidad para revitalizar la industria y profesionalizar algo más el ámbito informativo. También me ha contado alguien que se podían probar juegos, y que incluso se iban a ver tetas en vivo. Había que echar un vistazo.

gamefest0

No tuve la oportunidad de asistir al evento el año pasado, por lo que no puedo confirmar la presumible evolución que parece haber tenido el certamen en cuanto a organización y calado. Desde luego, para la conocida franquicia organizadora, esta maniobra es lo mejor que se le ha podido ocurrir de cara a potenciar el embrutecido mercado ibérico y hacer caja de forma magistral, tanto por el cobro de la entrada como por el huracán de consumo instantáneo que suponía la tienda GAME instalada a las puertas del propio recinto, que aquello parecía el 7 de enero.

Eso sí, del lado positivo tenemos ese intento por cohesionar y dar madurez al medio, pues el hecho de que todos los telediarios pongan tres minutos con imágenes del sarao es el mejor método para convencer al pueblo llano de que las maquinitas siguen siendo un divertimento mainstream bien visto por la sociedad y por Pedro Piqueras, lo cual no es moco de pavo estando como están las cosas del montante y viendo como la gente está vendiendo en masa sus Wii en páginas de segunda mano. Pero que quede claro, aquí el bacalao lo parte la tienda, no los que crean el producto. Y se nota.

gamefest1

No hay duda de que esto es una feria por y para los jugadores, un hype-o-matic en toda regla para motivar el consumo por la tradicional vía del marketing de campo. Está muy bien y da mucho empaque eso de llevar una acreditación colgada al cuello, pero la única ventaja con respecto al visitante que he tenido durante el fin de semana es el no pagar la entrada y poder saltarme unas cuantas colas para probar algún juego, amén de una sala con mesas y libre acceso a botellines de agua que, para qué engañarnos, se agradecían bastante.

Parece ser que hasta el último mono que la ha solicitado recibió dicha acreditación, véase el que suscribe, y quizás por eso se ha planificado esta pantomima en la que no existe un beneficio aparente más allá de alimentar ese ego superlativo que todo blogger atesora por el mero hecho de considerarse prensa, sea pseudo como plantean los modernos, o no. La interacción directa con los expositores te la debías currar tú, y en la mayoría de los casos los PRs y demás personal acreditado para esa tarea no estaban muy por la labor, preocupados más en repartir merchandising y evitar que les manguen consolas que otra cosa.

gamefest2

Lo que no es discutible es el disfrute de los asistentes más asilvestrados. La muchachada no paraba de vitorear y hacer alusión al los FPS de rigor, cacareando consignas de excitación como gallinas histriónicas y dispuestos a aguantar colas interminables para ver con sus propios ojos durante unos minutos ese M16 virtual que les da la vida. Ya sabía lo que iba a encontrar por allí, y es muy bueno para la industria en cuanto al eco mediático.

Mucha gente disfrazada de personajes digitales algo pasados de rosca volumínica, teens con la testosterona por las nubes y algún que otro sabihondo del mundillo, razas de la noche muy comunes en saraos juveniles y demás festivales análogos. Al fin y al cabo, ellos son el público objetivo. Las minorías están de más, y por eso no había ni rastro de cualquier desarrollo independiente o de distribuidoras menos potentes. Me resultó enternecedor a la vez que triste que un par de jóvenes aguerridos estaban repartiendo panfletos de su videojuego Awareness en la salida de metro fuera del Ifema, apartados de la urbe como si fueran Morlocks. En el fondo es lo que somos los que nos alejamos un poco del ámbito generalista, unos putos mutantes de alcantarilla.

gamefest3

Puede parecer que estoy algo defraudado con la feria. Nada más lejos de la realidad. Les recuerdo que  estamos ante verdadero primer gran evento de estas características en España que se ha asentado con éxito de asistencia y repercusión, prometedora semilla para los años venideros.

El visitante no solo podía probar juegos, estando a su disposición un enorme abanico de conferencias organizadas por el colectivo Gamelab y los adorables perros viejos de RetroMadrid. Allí estuvo Enric Álvarez de Mercury Steam para dejarnos a todos perplejos con su elocuencia y claridad a la hora de hablar de su trabajo como director creativo del Castlevania patrio, sazonado con otras tantas conferencias de pequeños estudios de desarrollo españoles con los que aprender más sobre el funcionamiento interno de la industria.

Otras charlas estuvieron centradas en el estado de la industria tanto de décadas pasadas como en la actualidad, de las que pueden leer una agraciada crónica por aquí. El amigo John Tones también estuvo por allí para hablar de sus movidas en Mondo Pixel, y la gente de Hobby Consolas cerebró el 20 el aniversario de su revista. Así podríamos seguir unos cuantos párrafos más, por lo que como ya digo, el que se aburrió es porque quiso, y en mi caso, fueron compensados los más de 500km en coche que me tragué y una dramática parada en un burdel manchego para hacer aguas mayores.

gamefest4

Volviendo al tema del público objetivo, no había más que mirar la envergadura de los stands para saber por donde iban los tiros. EA, pomposos como sólo ellos saben, levantaron todo un campamento militar allí dentro para presentar Battlefield 3, así como unos unos cuantos coches de gama alta, un dj pinchando música y un manojo de babes en la zona del Need For Speed. Y la gente loca de contenta. En cambio, me tiré un buen rato para encontrar la ÚNICA consola donde había puesta una demo de Mass Effect 3. Y encima las azafatas parecían sacadas de Princesas de barrio. Un poema que se puede extender al resto de distribuidoras, pero que tiene todo el sentido del mundo dado que al fin y al cabo, tanto escaparate, pantallón y monigote tenían como único objetivo que al salir hiciéramos caja en la tienda. O al menos motivarnos para hacerlo durante los próximos días. Y es que un juego descargable no tiene intermediario físico, y eso no se puede concebir.

Y las tres grandes arrasando. Sony tenía el chiringo de más envergadura de todos, con un avión estrellado de cartón piedra y todo. Eso si, luego me voy a probar PS Vita y el sábado a mediodía me comentan que ya se las han llevado y no se mostrarán ni el sábado por la tarde ni el domingo entero. A tomar por culo la bicicleta. Los de Microsoft pues a su rollo, allí con Kinect y eso, si me apuras un poco por detrás de otros expositores. Qué risas con el juego de Star Wars. La zona de Nintendo estaba siempre abarrotada por culpa del nuevo Zelda, todo muy aséptico y blanco, en su línea. Lo que no podían imaginar es que el sábado a última hora, los chicos de El Hombre Linterna durante el memorable concierto que realizaron pusieran el vídeo de doña Sabrina Salerno en nochevieja del 88 en una pantalla gigante del stand. Una teta en Nintendo. Un camello en una farmacia. Sálvese quien pueda.

gamefest5

¿Juegos, dicen? Yo no he ido para eso. Aunque de lo probado me quedo con Rayman Origins, Sonic Generations, Rage y poquito más. Curioso cuanto menos el Neverdead, y el Dark Souls pues nada, que mueres mucho y eso. Vimos alguna cosita del nuevo Hitman, que ahora parece el Arkham Asylum con un señor calvo que se disfraza. Y el nuevo Tomb Raider es el Uncharted con una señora multiorgásmica sonando de fondo. ¿Qué quieren que les diga? Para análisis, preanálisis y preanales ya saben a qué medios acudir.

Anuncios

2 comentarios

  1. Tiene una pinta excelente, ojalá algún año pueda llegar a ir. Es una pena que me pille tan lejos. ¿Y había una demos de Mass Effect 3? Buaaa…

    Bueno, gracias por el articulo, yo desde mi humilde casa seguiré soñando…

  2. Sé que comento casi un mes tarde, pero es que he descubierto este sitio hace 5 minutillos…

    Como opción menos dirigida a comprar en la tienda, algo más “alternativa“ pero montada de forma algo menos espectacular, se presenta la Gamerland de Bilbao (en realidad, es en Barakaldo), que este año tiene más apoyos que el pasado y no pinta nada mal…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s