De Dark Forces a Jedi Knight

Resulta un poco duro ponerse a hacer alguna avanzadilla escrita sobre el universo Star Wars dada la magnitud y repercusión que acaba tomando cada uno de sus productos. LucasArts siempre apostó fuerte por los juegos ambientados en la saga, y no fueron pocos los proyectos que acabaron formando parte del llamado universo expandido, formado por ingentes cantidades de novelas y cómics que amplían en el pasado, acontecimientos paralelos y el futuro de las seis películas originales. Algunos de esos hechos tuvieron su origen a partir de un videojuego, como son las aventuras del caballero Jedi Kyle Katarn en la saga Dark Forces/Jedi Knight.

A principios de los 90 los chicos de LucasArts estaban ya curtidos en eso de explotar la saga en el sector del videojuego. Tras perlas como Rebel Assault, X-Wing, Tie Fighter o los Super Star Wars de Super Nintendo, la compañía estaba ya dándole vueltas a su siguiente proyecto. Hasta entonces, los desarrollos de la misma no estaban centrados en el despunte tecnológico, y el aspecto técnico de cada juego solía realizarse para salir del paso modificando alguna tecnología ya existente, véase el sistema SCUMM para aventuras gráficas que estuvieron machacando durante casi una década. Con la entrada de Randy Komisar como nuevo presidente de la compañía, esta filosofía cambió, proponiendo la posibilidad de realizar un producto puntero que los pusiera en la primera línea tecnológica. En aquellos años, lo que partía el bacalao eran los juegos de disparos en primera persona, con Wolfenstein 3D en 1992 y DOOM tres años después. La cosa estaba clara, había que hacer un shooter de Star Wars.

"Lo vamos a petar un huevo así de gordo"
“Lo vamos a petar un huevo así de gordo”

El director artístico Justin Chin había sido contratado para participar en el proyecto del juego para Super Nintendo Big Sky Trooper, y su siguiente objetivo era una nueva aventura gráfica de Indiana Jones. Ray Gresko, programador del estudio, había realizado una demo en la que se veía un caza imperial tridimensional en una habitación con vos pasillos. Chin se quedó tan alucinado con lo que vio que acabó saltando al proyecto que acabaría siendo Dark Forces.

El motor creado por Gresko para dicha demo acabó llamándose Jedi Engine, y fue una gran revolución con respecto al Tech 1 que John Carmack y su obsesivo cerebrito nocturno había parido en id Software para Doom. La principal con respecto a este era la posibilidad de dibujar elementor tridimensionales en el escenario y trabajar en el eje Z para crear mapeados que pudieran tener varias alturas, aunque el efecto fuera falseado y nunca se pudieran ver áreas superpuestas tal y como posteriormente haría el motor Build de Ken Silverman par 3D Realms estrenado en Duke Nukem 3D. Eso sí, por mucha revolución que supusiera, Jedi Engine tuvo una vida efímera, ya que tan solo fue utilizado posteriormente para el menospreciado shooter con estética western Outlaws.

dark-forces-1
“Agáchate que te vuelves a endiñar”

Argumentalmente, Jedi Knight en un principio iba a narrar las aventuras de Luke Skywalker tras lo sucedido en la trilogía original, pero a Lucasfilm no le convenció la idea con visos a ser ellos mismos los que desarrollaran una hipotética secuela [edit (2015): Y ASÍ FUE]. Al final se optó por una historia paralela a lo acontecido en los films protagonizada por un mercenario llamado Kyle Katarn, quien bajo las órdenes de Mon Mothma (la señora con túnica de la alianza rebelde que se parecía a Concha Velasco) debía realizar varias misiones enfrentándose a las tropas imperio y a los Dark Troopes creados para la ocasón. El universo expandido de Star Wars basa su filosofía en coger algún hecho intrascendente visto en las películas y crear un rico trasfondo a partir de él. En este caso, durante el episodio IV: Una nueva esperanza, se comenta que la alianza rebelde ha logrado robar los planos de la Estrella de la Muerte que servirían para destruirla al final de la película. Pues en la primera misión del juego Mothma le encomienda a Katarn precisamente ese cometido. ¡Y eso es solo la primera misión del juego!

Algunas de las cosas que se planearon con el juego inicialmente eran que el protagonista acabara convirtiéndose en Jedi, pudiendo usar los poderes de la fuerza y blandiendo un sable láser. Debido a las limitaciones técnicas del motor se optó por aparcar temporalmente esa idea, que sería el tema sobre el que posteriormente giraría la secuela. Dark Forces II: Jedi Knight salió en 1997 rodeado de expectación. Esta vez se echó mano del Quake Engine (el juego de id Software apareció un año antes) para poder representar escenarios completamente en 3D en vez de hacer experimentos infructuosos con gaseosa. El argumento continuaba las peripecias de Katarn, pero envolviéndole en asuntos peliagudos con La Fuerza como cuando tienes una indigestión de alubias con chorizo. El descubrimiento del Valle de los Jedi, un lugar donde descansan las almas de los guerreros caídos, desemboca en su transformación como caballero Jedi y el enfrentamiento con un antigo renacido Lord Sith.

jedi-knight-3

Además del original sistema de juego que permitía alternar entre primera y tercera persona, uno de los mayores aportes al medio era la posibilidad de variar nuestro destino con La Fuerza de forma dinámica. Ya nos sabemos todos esos rollos de la dualidad entre el lado oscuro y luminoso, Pues bien, nuestro protagonista iba decantándose por uno u otro sendero según nuestras propias acciones, de modo que si matábamos civiles y nos comportábamos como villanos íbamos desbloqueando poderes exclusivos del camino Sith. En cambio, si éramos buenos samaritanos podíamos acceder a recursos buenos de protección y curación. Todo esto hacía que pudiéramos acceder a dos finales totalmente diferentes. Una gran representación del ‘karma’ que ha sido usada hasta la saciedad en otros juegos a partir de entonces. Sí Bioware, te miro a ti.

El éxito de Jedi Knight fue incluso mayor que el de su antecesor, provocando la aparición de todo tipo de merchandising así como tres novelas que narraban los acontecimientos del juego y otros tantos cómics análogos. El propio universo expandido de Star Wars tomó muchos elementos de la saga como canónicos, pudiendo ver a Katarn en muchos otros relatos. De hecho, sus peripecias le llevarían a ser maestro en el templo de Yavin junto a Luke Skywalker y se vería envuelto en otras tantas peripecias, ampliadas más si cabe en el resto de entregas de la saga. De hecho, alcanzaría un curioso estátus de Caballero Gris al dominar de forma simultánea poderes de ambos lados de La Fuerza. Un bueno malote o un malo buenazo, el pan de cada día en los 90.

dark-forces-2

En la expansión de Jedi Knight llamada Misteries of the Sith, asistíamos a la caída al lado oscuro por parte de Katarn, mientras que en Jedi Knight 2: Jedi Outcast (o Dark Forces 3, como quieran), veíamos algunos de los acontecimientos mencionados anteriormente con Skywalker como compañero de andanzas. Por último, en Jedi Knight 3: Jedi Academy podíamos crearnos a nuestro propio caballero Jedi e iniciarnos en el camino de la fuerza, siendo instruidos por el propio Katarn, pero eso ya es otra historia…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s